Une Nuit à Montauk: Rose America y Memory Motel

Como os dije en el anterior artículo sobre la marca Nuage, el disgusto fue grande pero estaba confiado en que dentro del gran paquete de samples de nuestro amigo Albert habría cosas mucho más interesantes. Y lo decía con seguridad porque en aquel momento ya había probado alguna cosa, como los perfumes de la firma francesa Une Nuit Nomade. Una firma que yo creía no conocer pero cuya existencia si conocía, aunque no había probado sus perfumes.

Una Nuit Nomade surge alrededor del año 2013 (como Une Nuit à Bali) con el objetivo de llevarnos a fascinantes destinos alrededor del mundo a través de sugerentes viajes olfativos. La marca se propone lanzar diferentes colecciones inspiradas en localizaciones características, llenas de exotismo, personalidad, historia o particular belleza. Hasta ahora, al no llevar mucho tiempo en el mercado, sólo han lanzado dos colecciones: Une Nuit à Bali y Une Nuit à Montauk, tras la cual la marca ha pasado a llamarse Une Nuit Nomade. Para no hacer un artículo demasiado extenso he decidido crear dos entradas, cada una dedicada a una colección, empezando por la más reciente, Une Nuit à Montauk que, por ahora, sólo cuenta con dos perfumes (aunque serán cuatro en breve).

Une Nuit à Montauk

Los Estados Unidos, Costa Este, cerca de la Gran Manzana. Tome la carretera durante unas horas y descubre el agitado mar en el horizonte. Conduce a lo largo de la costa de Long Island y alli estás, en un logar llamado Hamptons. Este es el final.

Imagina un viejo faro de 200 años, con sus 200 escalones, vigilando la Gran Bahía Peconic y el Océano Atlántico. Es un punto de referencia; un guardían contra las tormentas del ayer y del mañana que brilla más allá del reino de lo posible, donde incluso las estrellas parecen fuera de lugar.

Extraído de la web de Une Nuit à Montauk

Montauk es una península con las típicas casas de primera línea de playa construidas en madera blanca y terrazas al aire libre. Andy Warhol buscó allí un momento de paz alejado de todo en 1972. El lugar se puso de moda y por allí estuvieron e interactuaron personajes como John Lennon, los Rolling Stones, Paul Morrisey, Truman Capote, Mohammed Ali o Elia Kazan. A día de hoy, Montauk es un lugar para artistas, surferos, navegantes, bohemios, o cualquiera que disfrute de la naturalezay el aire fresco. Un lugar tan extraordinario como sencillo.

Pero bueno, vamos a lo que vamos, a los perfumes. Dos perfumes inspirados en este particular punto de los Estados Unidos (a falta de dos que están por salir) creados por Annick Menardo (información que he encontrado en Now Smell This), una de las narices más fiables que conozco. Uno inspirado en la historia y la esencia del lugar, otro inspirado en su salvaje naturaleza: Memory Motel y Rose America.

Memory Motel

Memory Motel - Eau de Parfum

El Memory Motel, famoso y anticuado hotel en Montauk, capaz de atraer a Andy Warhol o inspirar una canción de uno de los álbumes más importantes de los Rolling Stones (Black and Blue), da nombre a una fragrancia que pretende ser un homenaje a aquellos movidos años.

Memory Motel es un perfume es más nostálgico que atrevido. Una confort scent, un perfume cómodo, agradable, sin grandes giros en su desarrollo. Un perfume calmado en el que todas las notas entran prácticamente a la vez creando un único acorde con bastantes matices. Una combinación de vainilla con tabaco, dotada de caracter por el aroma de las hojas de pachuli que lo alejan de parecerse a otros perfumes del género, envuelta por el humo de un incienso dulce y con la textura aterciopelada y empolvada lograda con una mezcla de clavel, iris y un leve toque de piel.

El perfume nunca se aleja demasiado del acorde principal que encontramos desde la salida. A veces destacará más la vainilla, a veces notaremos más el tabaco, o reconoceremos más el incienso, o el clavel y el iris, pero nunca se alejará del acorde principal. Pasadas varias horas algunos elementos desaparecerán y quedará sobre nuestra piel un aroma de tabaco y vainilla reminiscente de perfumes como Tobacco Vanille de Tom Ford, pero para ese momento el perfume ya es difícil de detectar.

A veces intentar hablar de un aroma intentando justificar aspectos del mismo por las notas es complicado y, a veces, injusto. Como he dicho, Memory Motel es una confort scent nostálgica, un recuerdo brumoso de una época, un perfume que nos trae aromas carácterísticos de una epoca como el tabaco, el pachuli, la vainilla o el incienso, pero nos los trae de lejos, en una mezcla algo confusa pero cálida, que te hace sentir bien.

En mi opinión es un perfume totalmente unisex y con una buena duración, aunque peca un poco de falta de presencia, algo habitual en estas confort scents. Su principal pega es que el acorde se puede hacer algo monótono con el uso. No me parece una obra maestra pero creo que tiene una calidad suficiente para encandilar a quienes no busquen grandes complicaciones y prefieran un aroma cómodo, previsible y fácil de llevar.

Mi valoración: 6,5 / 10

Rose America

Rose America - Eau de Parfum

Las dunas de Montauk son testigos del florecimiento de la Rosa Rugosa, una rosa única que es azotada por los vientos del mar y expuesta a los estragos del tiempo. Una rosa que se torna naturalmente marina, picante y salada.

Descripción de Une Nuit à Montauk

Cito esta descripción porque resume muy bien lo que es este perfume. Rose America construye a la perfección el aroma de la rosa rugosa, rosa que crece en arbustos las dunas de la costa atlántica, expuesta a los aires marinos en un entorno salvaje.

Rosa Rugosa en las dunas de Montauk (via thehorticult.com)

No estamos ante una rosa al uso. Aunque el aroma a rosa es más que reconocible, desde el primer momento se percibe profundo y oscuro. El absoluto de rosa búlgara y un toque de frambuesa construyen esta rosa profunda y ligeramente afrutada. Notas marinas y saladas de muy alta calidad nos recuerdan que estamos ante una rosa que soporta los vaivenes de los aires marinos cargados de salitre. Un toque de clavel aporta un matiz picante. Por debajo de todo esto, una base vegetal y ligeramente empolvada que aporta complejidad y profundidad a la composición, pero no roba protagonismo a nuestra rosa.

En mi opinión un perfume muy notable que nos da exáctamente lo que se propone. Un perfume que recrea perfectamente el aroma de un fenómeno de la naturaleza. No se puede extraer la esencia de esta rosa, y hace falta la maestría de una perfumista para construirla. Todos los matices son nítidos y huelen naturales en un equilibrio muy bueno. Su rendimiento y su presencia son bastante notables también. Me parece un perfume de lo más recomendable tanto para los fans de la rosa como para aquellos que busquen algo más que una rosa en sus perfumes.

Mi valoración: 8,5 / 10

En resumen, Une Nuit à Montauk nos ofrece dos perfumes bastante a tener en cuenta y que suponen un alivio dentro del aluvión de lanzamientos de baja calidad que estamos sufriendo últimamente. Quizás no estemos ante ninguna obra maestra, pero si son perfumes de lo más competente, sobre todo, en mi opinión, Rose America, aunque no todo el mundo es fan de la rosa (yo no lo soy).

Las muestras están a muy buen precio en su página web, os recomiendo que las probéis.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.