Providence Perfume Co – Perfumería Indie 100% Natural

Hoy en día no es fácil encontrar perfumes elaborados únicamente con ingredientes naturales. Dentro de las pocas firmas que podemos encontrar, una de las más destacadas siempre ha sido Providence Perfume Co., una compañía estadounidense fundada en Provicence, Rhode Island, por Charna Ethier. Tras años trabajando para grandes compañías de belleza decidió lanzar su propia línea de perfumes inspiradas por los aromas de su Nueva Inglaterra natal. 

Sus fragancias están elaboradas a mano, en lotes pequeños, usando esencias absolutamente naturales, sin parabenos, ftalatos, petroquímicos, elementos sintéticos, tintes o bases prefabricadas. Desde su puesta en funcionamiento, Providence Perfume Co. ha desarrollado una amplía colección de perfumes, aceites, tés perfumados y otros productos que han supuesto cierto éxito de crítica y público, a pesar de su limitada distribución, llegando a ser una de las firmas más respetadas en la perfumería artesanal natural. En Providence Perfume Co. venden ingredientes y kits de fabricación de perfumes, así como organizan clases de perfumería para los que se quieran inicial en la creación de perfumes naturales. Toda una oportunidad para quien se pueda permitir un viaje a Rodhe Island.

Charna Ethier (foto de Fragrantica.com)

Mi experiencia con la perfumería 100% natural es algo limitada y puedo decir que no tan satisfactoria como me hubiera gustado. Pero eso es otro asunto que me gustaría comentar al final del artículo. Ahora quiero hablar de los perfumes que he podido probar gracias, otra vez, a nuestro amigo Albert Ridao Sáez, auténtico benefactor de esta web.

La colección de perfumes de Providence es bastante amplia que en su propia web clasifica en tres grupos: aceites perfumados, The Light Collection y The Dark Collection. Yo he podido probar la Light Collection, en la que se incluyen las fragancias más ligeras y frescas, básicamente cítricas y florales, mientras que en la Dark Collection se incluyen fragancias más densas y complejas, del tipo especiado, oriental o gourmand. Ambas colecciones cuentan con 8 perfumes, así que no voy a extenderme mucho en detalles para no hacer demasiado tedioso el artículo.

 

 

 

Una de mis favoritas de la colección es Divine (50ml, 175$) un perfume de corte femenino y sexy que mezcla un dulce azahar marroquí con un luminoso nerolí y un toque de jugosa mandarina, sobre una base de vainilla y musgo de roble. Ofrece muy buena duración y presenta un color rojizo intenso (cuidado que mancha) debido a la concentración de ingredientes naturales. Para fans de florientales ricos en flores blancas.

Love in a Mist (50ml, 175$) es un perfume creado alreadedor de una flor silvestre del mismo nombre (arañuela o cabello de venus en español). Es una fragancia floral, femenina y luminosa con tintes verdes, protagonizada por un bouquet floral de arañuela, mimosa y lilas, tras las cuales se puede apreciar el dulce aroma a hierba recién cortada dulce del trébol, todo ello sobre una ligerísima base de sándalo. Para quien quiera sus florales con un toque verde y cierto tono vintage. 

Mousseline Pêche (50ml, 150$) es un floral tropical inspirado en un ligerísimo tejido, el chifón de seda. La fragancia presenta un suave melocotón aterciopelado envuelto en el narcótico aroma dulzón del ylang-ylang y cubierto de azúcar hilado sobre una base de vetiver y tonka. En mi piel el azúcar (maltol natural, según la firma) destaca mucho, haciendo significativo el dulzor de esta perfume. Quizás me hubiera gustado que el melocotón tuviera más protagonismo, pero el ylang-ylang (otro ingrediente que se dispara en mi piel) lo tapa bastante.

Otro de mis favoritos, porque me encantan las flores blancas, es Hindu Honeysuckle. En este perfume Charna Ethier intenta recrear el aroma de la madreselva, un ingrediente difícil de extraer como esencia o absoluto en la perfumería natural. La madreselva posee un aroma similar al jazmín pero con matices dulces, afrutados y melosos. La perfumista recrea este aroma combinando jazmín con una mezcla de fina bergamota, rosa, cilantro y almizcle vegetal, todo ello sobre una ligera base de vetiver. ¿El resultado? Pues creo que logra lo que pretende, Hindu Honeysuckle me huele a jazmín y madreselva. No me puedo quejar.

Uno de los que más me ha sorprendido ha sido Ginger Lily (50ml, 175$). Me he dado cuenta de que me gusta el aroma a jengibre y Providence Perfume Co. nos propone una mezcla de jengibre y lirio del valle, adornada con una buena dosis de coñac y especias sobre una base de ámbar. Uno de los mejores jengibres que he olido, picante y licoroso.

Branch&Vine (50ml, 150$) es una curiosa colonia veraniega inspirada en un paseo por un jardín un día de verano. En teoría pretende ofrecernos una mezcla de aromas: tomateras, hojas verdes, hojas de violeta, naranjo, azahar, jazmín, mimosas… toda una mezcla flores, plantas y vegetales con un aire transparente y húmedo sobre una muy fina base amaderada con vetiver y abeto. Es una eau de cologne que la firma recomienda aplicar generosamente(ejem, no es barata, ejem). A mi no me ha terminado de convencer. No termina de funcionar en mi piel oliendo a ratos un poco indefinido. La presencia y longevidad muy comedidas.

Para terminar de presentar esta colección, dos colonias (algo más baratas en este caso). Por un lado, Tangerine Thyme (50ml, 80$), una refrescante y jugosa mezcla de mandarina verde, nerolí y bergamota, con toquecito aromático de tomillo sobre una finísima base resinosa de olíbano y caléndula. Una colonia muy natural, sencilla y alegre. Por otro lado, un clásico que no debe faltar en una colección (tontería mía que me gusta el afeitado clásico), un Bay Rum (100ml, 68$), una mezcla tradicional de malagueta, laurel, especias y ron, ligeramente adornado con algunas flores. Los aficionados a los bay rum reconocerán y apreciarán este aroma inmediatamente. Me recuerda al Bay Rum de Olympic Orchids, aunque prefiero este al de Providence Perfume Co. por potencia y atrevimiento (no soy mucho de colonias suaves).

Me gustaría terminar este artículo con una reflexión pues creo que para valorar realmente la perfumería 100% natural hay que tener en cuenta algunas cosas.

Respecto a los perfumes, y según la propia Charna Ethier, debemos entender que no tienen la potencia o difusión que pueden tener perfumes que tienen perfumes tradicionales (es decir, los que usan de todo). Eso afirma ella en su propia web, aunque no se si esto es algo que se puede arreglar con mayor concentración de esencias. Digamos que la estoy citando.

Igualmente, y esto si es experiencia personal, no suelen tener grandes evoluciones en su secado. Son más bien lineales. Supongo que no poder usar todo el rango de moléculas y acordes que permite la química puede limitar la complejidad de las creaciones. En mi caso he disfrutado más los perfumes naturales cuanto más sencillos han sido estos, dejando brillar los ingredientes naturales por si mismos. También cabe destacar que pueden aromas que pueden sorprender (a veces negativamente) a quienes estén acostumbrados a los aromaquímicos de toda la vida. Respecto a esto puedo poner como ejemplo que muchos florales me acaban oliendo algo pasados o marchitos, con un aroma como decadente. No se si es un efecto buscado o es característico de los ingredientes naturales, pero me pasa mucho cuando pruebo estos perfumes.

Por último, y no por ello menos importante, hay que señalar que los ingredientes 100% naturales y de calidad hay que pagarlos. Se puede ver en el caso de Providence Perfume Co. cuyos perfumes cuestan, salvo excepciones, 175$ por 50ml. Se usan ingredientes más caros y limitados, la producción es en lote pequeño y eso se nota en el precio final.

Pienso que es muy respetable trabajar con ingredientes 100% naturales y/o preferir comprar perfumes 100% naturales. Personalmente no encuentro una diferencia en la calidad de los aromas que justifique defender un tipo de perfumería sobre la otra. He podido disfrutar de perfumes tradicionales con olores muy naturales y realistas sin necesidad de usar ingredientes 100% orgánicos y naturales. No tengo motivos para defender la perfumería natural frente al uso de sintéticos pues creo que, a nivel creativo, estos proporcionan una amplia gama de herramientas que usadas correctamente permiten crear perfumes realmente buenos que transmiten naturalidad y calidad a un menor precio. No todos son buenos, está claro, pero los hay realmente buenos.

Por esto opino que la perfumería natural es un gusto adquirido. Perfectamente defendible por convencimiento (hay quien no quiere aplicarse ingredientes sintéticos) o por necesidad (hay quien no puede ponerse ingredientes sintéticos o alcoholes) o, simplemente, por el disfrute de la sensación de naturalidad elemental sin complicaciones que los buenos perfumes naturales pueden transmitir. A cambio hay que pagar un precio y asumir algunos sacrificios. ¿Merece la pena? Depende de cada uno.

Ya he comentado que mi experiencia, escasa, con la perfumería natural no ha sido del todo satisfactoria. Me he encontrado algunos buenos aromas y otros que no me han gustado nada. Natural no es igual a bueno, y la mayoría de las veces los perfumes me han resultado sencillos, lineales y de rendimientos bajos. Si tuviera que resumir mi experiencia con los Providence Perfume Co. diría que son aromas bonitos, curiosos, algunos con elementos muy buenos, pero que no me han enamorado o motivado especialmente. Tampoco me han hecho pensar “¡wow, son evidentemente más naturales!”. No, por suerte o por desgracia, he podido disfrutar de sensaciones de naturalidad en perfumes de toda la vida. Al menos si hay que reconocer que tienen ese carácter artesanal, de perfumería pequeña, que a veces se agradece y que me transmiten firmas como Cult of Scent o Kyse Perfumes.

Ha sido curioso experimentarlos aunque, sinceramente, no creo que me comprara ninguno. Como siempre os invito a que los probéis. En la pagina web de Providence Perfume Co. podéis encontrar kits de muestras y muestras sueltas (malas noticias, no son baratos). Si tenéis curiosidad por probar este tipo de perfumería creo que esta es una de las mejores casas por las que empezar.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.