Gracias a Albert Ridao Sáez he podido probar una amplia selección de perfumes de la firma Mine Perfume Lab, de la que ya os conté algo en mi review de Arancie e Cannelle de unas semanas atrás. La verdad es que es una firma que me ha sorprendido gratamente. Hacen gala de hacer perfumes en pequeñas cantidades, artesanalmente, con un laboratorio abierto al público del que admiten sugerencias y pedidos personalizados. Son perfumes que, en general, transmiten naturalidad y calidad. Son perfumes relativamente sencillos, como su estética, que recuerda ciertamente a Le Labo. Con esta firma también comparten su forma de dar nombre a sus perfumes, indicando el ingrediente o ingredientes principales y un número, aunque en el caso de Mine Perfume Lab, sus perfumes si huelen a lo que dicen.

De toda la colección me gustaría comentar los que considero mis favoritos. A parte del citado Arancie & Cannelle, me han sorprendido gratamente obras como Vaniglia & Tobacco, un perfume del que me esperaba una copia del famoso Tobacco Vanille de Tom Ford, pero que me ha ganado con una hoja de tabaco seca y especiada (del corte de perfumes como Havana de Aramis o Cuba de Czech & Speake), con toques de una miel ligeramente sucia, una pizca de canela y una base de vainilla de corte maduro, sin nada de azúcar. Un perfume con cierto aire retro y muy elegante. En esta línea algo old school nos encontramos su Vetiver, un perfume de vetiver con una salida fresca y algo jabonosa que se va amaderando y haciendo más sobria a medida que avanza el secado que finaliza en una base retro de musgo de roble. Un vetiver muy recomendable para amantes de esta nota en su versión más clásica.

Me sorprendieron también dos perfumes que no esperaba que me gustaran: los dos talcos, Talco & Panna e Iris & Talco. El primero un suave talco ligeramente empolvado sobre una cremosa base de vainilla, tonka y amaretto, increíblemente fino y agradable, aunque algo lineal. El segundo una composición más típica, una nota empolvada ensalzada por un iris mostrando sus facetas más suaves y cálidas. Un perfume inocente y tierno.

Como buena firma italiana no podían faltar diferentes interpretaciones de la clásica colonia italiana. Colonia Agrumata, Legno & Agrumi y Fiori d’Arancia. Colonia Agrumata es una clásica composición con una intensa salida cítrica de bergamota y limón, aderezada con notas aromáticas de romero y lavanda, con un corazón de nerolí y una base de cedro. Legni&Agrumi es una composición similar pero con más presencia de especias, azahar y notas amaderadas, como si fuera una versión essenza de la anterior. Fiori d’Arancio es básicamente un potente nerolí que presenta todos los mátices de este ingrediente: a veces verde, a veces dulce, a veces amargo… es el protagonista absoluto, agarrándose a una duradera base ligeramente jabonosa. Tres opciones para los amantes de las clásicas colonias sin complicaciones.

Dentro del catalogo de Mine Perfume Lab también caben destacar los almizcles. No soy un fan de los almizcles pero cuando están bien hechos hay que reconocerlo. He podído probar tres: Muschio Bianco, Muschio & Mora y Muschio & Sale. El primero es un almizcle blanco fino, como una sedosa segunda piel, ligeramente cremoso y persistente, muy alejado de esos almizcles blancos que huelen a jabón o lavandería. El segundo es el mismo acorde con el añadido de una llamativa nota de mora, dulce y jugosa, quizás no la más realista del mundo, pero muy agradable. El tercero es un almizcle que juega con acordes acuáticos, salados y herbales para componer un perfume de aire marino.

El resto de los perfumes de la línea tratan temas tradicionales y seguro que tienen sus fans: Patchouli, un pachuli muy clásico con una base ambarada. Vaniglia & Mou, una vainilla con toffee y caramelo muy divertida y agradable, ideal para quien busque algo dulce. Tuberosa un nardo intenso sobre una base almizclada con toques acuáticos, sencillo y muy femenino. Rosa y Violetta, dos perfumes de lo más clásico dedicados a estas dos flores, los dos con un aire muy vintage. Corteccia di Cedro, un cedro cremoso endulzado con canela. Fico, un jugoso perfume de higo centrado en representar el fruto con sus matices dulces y verde.  Podría seguir, pero hay perfumes que no he probado, y echando un ojo a su web se puede ver cómo no dejan de lanzar perfumes, bien personalizados, bien creados eventualmente aunque no estén en el catálogo oficial.

Puedo decir que Mine Perfume Lab tiene un catálogo de lo más completo, tocando muchos géneros. Perfumes que huelen bien sin excesivas complicaciones, centrándose en sacar lo mejor de pocos ingredientes. No son perfumes complejos con muchos giros dramáticos. Son perfumes que, básicamente, huelen a lo que dicen. Nada de publicidad engañosa, nada de sorpresas. Se que esto puede ser un problema para muchos aficionados a la perfumería, pero de vez en cuando se agradece encontrar una firma que lanza perfumes que retrotraen a esos días más sencillos en los que uno no analizaba tanto los perfumes. Esos días en los que uno simplemente buscaba oler bien. Quizás estos Mine no vayan a sorprender a nadie, pero son accesibles y estoy seguro que pueden gustar a mucha gente. Como poco merece la pena probarlos.

Podéis comprar sus perfumes (50ml/60€, 100ml/95€) y muestras en la web oficial, aunque los gastos de envío son un poco elevados.

Imágenes de la web de Mine Perfume Lab

Mine Perfume Lab – Perfumería artesana napolitana
Etiquetado en:                                

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados

Ir a la barra de herramientas