L’Or de Torrente: misterio, café y rosas.

Para inagurar una nueva sección en la web sobre descatalogados o perfumes especialmente difíciles de encontrar voy a hablaros de L’Or de Torrente, un perfume tan especial como dificil de encontrar.

L’Or de Torrente fue lanzado al mercado por la firma de alta costura Torrente, creado por el perfumista Jean Jacques. Torrente es una firma de alta costura creada en 1969 por Rose Met-Torrente (hermana del también diseñador Ted Lapidus). El perfume fue lanzado en un momento de cierta zozobra para la firma, que en aquellos años había desaparecido de las pasarelas por diversos reveses financieros y decició dedicarse en exclusiva a la peletería, intentando recuperar el estatus de gran firma de alta costura que antaño tuviera. Quizás eso explicó que el perfume, a pesar de su calidad, su cuidada imagen y un lanzamiento mundial, sólo tuviera repercusión en Europa, siendo fácil encontrarlo en discounters norteamericanos al poco de su lanzamiento. Quizás estos motivos llevaron a la firma a retirarlo del mercado, limitándose a ofrecerlo a través de su web.

L'Or de Torrente (fragrantica.es)

L’Or de Torrente (fragrantica.es)

La belleza de su frasco es otro motivo más para querer hacerse de esta gema difícil de encontrar y, sin duda, fue vista por Torrente como un punto fuerte para lograr buenas ventas. El frasco, creado por Herve Van Der Straeten, consiste en una figura ovalada de cristal dorado, rematada en los topes y en los laterales con hojas en metal también dorado que recuerdan a los diseños de la firma, famosa por incrustar joyas y materiales preciosos en sus creaciones.


Ficha Técnica

Perfumista: Jean Jacques

Lanzamiento: 2001

Notas:

Notas de salida: kiwi, litchi, mandarina, pimienta rosa, magnolia, grosella negra

Notas de corazón: iris, cedro, angélica, rosa, café

Notas de base: ámbar, vainilla, maderas

Familia olfativa: oriental floral

Disponibilidad: Eau de Parfum 30ml, 50ml y 100ml.


La fragancia

L’Or de Torrente abre en nuestra piel con un golpe de notas frutals. Kiwi, litchi, mandarina y grosella generan un aroma frutal ligeramente oscuro, lejos del tutti frutti que nos podríamos esperar, y que con la aparición en escena de la angélica producen un resultado licoroso, un aroma que recuerda al licor Campari. Pasados unos minutos el corazón amaderado-floral se abre paso, primero el cedro y el iris, meros acompañantes de los verdaderos protagonistas de esta fase: el café y la rosa.

Café y rosa hacen una curiosa pareja en este perfume. No estamos en una mezcla de café y rosas como podríamos ver en Intensé Cafe (Montale), en el que la rosa va envuelta en una suave crema de café. Aquí la rosa no es evidente, es ligeramente fresca y acuosa, y se mezcla armoniosamente con un acorde de café muy oscuro y amaderado, cremoso pero muy lejos de parecer un gourmand. Los pétalos de rosa enriquecen este café, al mismo tiempo que la pimienta rosa aporta cierto picante e intensidad. El desarrollo del perfume en esta fase es largo y lento. Poco a poco empezamos a notar que el cafe cae en una cálida y cremosa base de vainilla y maderas nobles, embellecida con los tonos dorados del ámbar.

El perfume presenta una transición armoniosa de una salida dulce frutal hasta una base cálida y dulce. Pero no os imaginéis un dulzor pasteloso o azucarado. El perfume tiene mucho carácter y su dulzor en ningún momento empalaga o es pueril. El perfume mantiene en todo momento un dulzor controlado, en cierto modo, maduro. Es muy amaderado y el café es dominante y muy aromático, manteniendo las flores y notas dulces muy a raya. El olor de L’Or de Torrente, y no voy a ser muy original aquí, se podría asemejar al de un antiguo café parisino, donde el aroma de las maderas de los viejos muebles y las flores que decoran el local se funden con el aroma del café y de algún que otro licor.

Cafe Belle Epoque (fuente enlazada en la propia imagen)

Cafe Belle Epoque (fuente enlazada en la propia imagen)

A priori podría parecer un perfume muy femenino y algo maduro. Si bien puedo estar de acuerdo en que no es el aroma más juvenil y desenfadado (creo que alguién joven lo puede percibir algo serio), es un perfume perfectamente unisex (en un mundo en el que perfumes como Intense Cafe (Montale) o Roses Vanille (Mancera) se consideran unisex, este lo es sin duda).  L’Or de Torrente es un perfume, además, de muy buen rendimiento, que te envolverá en un aroma con mucha clase durante muchas horas. Además, como punto a favor, no se me viene a la cabeza un olor que sea, esencialmente, parecido. Es bastante original, y aunque he citado perfumes como Intensé Cafe, no tienen parecido más allá de compartir algunas notas.

Es una pena que perfumes de la calidad de L’Or de Torrente caigan en el ostracismo y acaben descatalogados, pero esta industria funciona así, y lo que no genera beneficio en las estanterías de las boutiques muere. Si podéis localizarlo a buen precio, os aseguro que merece la pena, la composición es original y los ingredientes de calidad. Se nota que se puso mucho cariño e interés en este perfume que, lamentablemente, no terminó de funcionar en el mercado, aunque tenga una legión de fieles fans.

Mi valoración:                4ticks

Deja un comentario

Your email address will not be published.