Au Pays de la Fleur d’Oranger – Les Inedits (III)

Con esta entrada vamos a terminar con la colección Les Inedits de Au Pays de la Fleur d’Oranger. Hoy es el turno de Rose Irisee y Violette Sacree, las dos últimas incorporaciones a esta colección de homenajes a las flores e ingredientes más típicos de la región de Grasse. Creados, como el resto, por Jean-Claude Gigodot, y lanzados en 2014 suponen un cierre de lujo para los notables Les Inedits. Ya hemos presentado la firma, así que hablemos de los perfumes sin más rodeos.

Rose Irisee

Notas altas: bergamota, naranja, vermú. Notas medias: almendra, rosa, iris, ylang-ylang. Notas de base: maderas, pachuli, cedro, vainilla, sándalo, almizcle

Rose Irisee es sin lugar a dudas un perfume de iris más que de rosa. Desde que lo aplicas te encuentras un iris seco, muy amaderado. El vermú le aporta un toque licoroso y sutiles matices verdes y vegetales. En Au Pays de la Fleur d’Oranger saben como dar protagonismo a sus flores, y aquí consiguen crear un perfume haciendo un uso espectacular de todas las facetas de la flor, creando un bello contraste entre su lado más seco y su lado más dulce. El cedro destaca los aspectos más secos y amaderados del iris, mientras que sutil vainilla y sándalo destacan el lado más dulce de la flor. Un homenaje con mucho cariño a nuestro querido iris.

En el secado las facetas más secas pierden presencia y el perfume se endulza ligeramente, apareciendo silenciosamente la rosa y las almendras aportando una base de textura empolvada a un perfume delicado pero bastante duradero.

El iris es una flor que aporta a los perfumes una elegancia relajada y fría, con cierto aire nostálgico. Rose Irisee no es una excepción. Me parece un perfume absolutamente elegante, sofisticado, que atrae miradas sin hacer ruido y sin buscar ser llamativo. Uno de los perfumes de iris más redondo que conozco. Un perfume que logra que el iris esté presente hasta el final de la vida, relativamente larga, del perfume (longevidad de la que adolecen muchos perfumes de iris). Cuando el iris es muy protagonista y no acaba ahogado en vainilla u otras notas, su tono frio, seco y terroso siempre me acaba recordando a una fría y palida neblina de tonos morados (seguramente influenciado por mi primer gran iris, Iris Silver Mist, de Lutens), un escenario sombrío que te invita a entrar. Debería dar escalofríos, pero hay algo cálido y relajante en él que te hace desar quedarte. Personalmente, me encantaría perderme en él.

8,5 / 10

Purple Lake de Phillip Baud (via Flicker.com)

Violette Sacree

Notas altas: bergamota, violeta, hoja de violeta. Notas medias: azahar, rosa, jazmín, lirio del valle. Notas de base: maderas, vetiver, almizcle.

 

Nunca he sido un fan de la violeta, pero Violette Sacree me ha hecho ver esta flor de una manera muy distinta. La violeta en su forma más esencial tiene un aire algo retro que Jean-Claude Gigodot explota en este perfume, modernizándolo con otros elementos para crear un perfume de corte floral clásico pero atemporal.

Nos encontramos con una violeta dulce, que no azucarada, y amaderada, con una ligera textura empolvada. Es una violeta muy natural, de las mejores que he olido, con un perfil parecido al del iris (por momentos se podría decir que hay iris en la composición, aunque no venga listado). La hoja de violeta atempera el dulzor y la textura empolvada de la flor aportando matices herbosos y casi acuáticos al perfume, modernizándolo con un toque de frescor verde pero manteniendo el protagonismo de la violeta.

El corazón floral sirve para complementar y embellecer aún más estas violetas que florecen entre las verdes hojas. El aroma a violetas nunca desaparece, si no que se hace más profundo, apoyándose en un base de maderas y vetiver, ligeramente húmeda y terrosa, con un sutil ahumado. Un acabado redondo que deja en nuestra piel un aroma cálido, con una sombría sensualidad y muy fino.

Un perfume de acabado muy redondo. Una de las violetas más conseguidas que he probado nunca, con mucha calidad. El rendimiento es bueno, aunque la estela es moderada. El olor que deja en la piel es adictivo. Lo veo unisex, aunque probablemente muchas personas aprecien ese toque de perfume antiguo que dan las violetas y lo consideren femenino. Un perfume muy recomendable.

9 / 10

Violetas (via renatures.com)

Violette Sacree y Rose Irisee son un cierre de lujo para Les Inedits. Ambos son un interpretación de mucho nivel de dos temas tradicionales, el iris y la violeta, suficientemente modernizados para ser fáciles de usar en la actualidad, conservando cierto aura vintage. Un trabajo muy fino. Iris y violeta no son notas fáciles, y tampoco son baratas. Las grandes obras en torno a ellas suelen ser bastante más caras que estos Les Inedits, lo cual los hace aún más recomendables. Sin duda, dos perfumes para probar, seas o no fan de estas flores.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.