L’Eau d’Issey pour Homme de Issey Miyake

Hoy vamos a hablar de todo un clásico: L’Eau d’Issey pour Homme. El primer perfume masculino del diseñador japonés allá por 1994, tras el éxito de su versión femenina, lanzada en 1992.

L’Eau d’Issey pour Homme fue uno de los primeros perfumes que entró en mi colección, hace ya algunos años. Recuerdo preguntar por él en algunas tiendas. Las dependientas entonces contaban historias sobre lo popular que era esta fragancia entre celebrities como David Beckham. L’Eau d’Issey apareció en el mercado en una época que yo definiría como una de las últimas épocas doradas de la perfumería. Uno de esos momentos que se dan cada ciertos años, en los que aparece un buen grupo de fragancias memorables. A mitad de los 90 se dio uno de esos momentos. En aquel breve periodo de tiempo aparecieron perfumes como Le Male (Gaultier), AMen (Mugler), Acqua di Gio (Armani), Hugo (Hugo Boss), CK One (Calvin Klein), Declaration (Cartier), Opium (YSL), Pour Homme (Dolce & Gabbana), Black (Bvlgari), Chrome (Azzaro)… perfumes que causaron impacto, crearon tendencia y que, a día de hoy, siguen siendo referencia.

L’Eau d’Issey pour Homme se destapó pronto como un superventas. Tal fue su éxito que a día de hoy sigue siendo la vaca sagrada de la firma. No han sacado ningún otro perfume original desde entonces, han aprovechado el tirón de su best seller lanzando flankers y ediciones limitadas a diestro y siniestro.

Issey-Miyake-Leau-DIssey-pour-homme

L’Eau d’Issey pour Homme: difícil equilibrio entre frescor y calidez

Issey Miyake volvió a contar con Jacques Cavallier para la creación de este perfume, al que dieron un enfoque similar al de la versión femenina. La idea: un perfume fresco y transparente, pero a la vez masculino y con cierto carácter. Para esto, el perfume cuenta con una larga y compleja lista de notas aunque, por suerte, el resultado final es sencillo y cómodo.

El perfume abre con una nota muy marcada de yuzu, un cítrico de origen chino con un olor a medio camino entre el pomelo, la mandarina verde y el limón. Se mezcla con toques de albahaca, bergamota y limón, pero el yuzu domina el acorde, y marcará el desarrollo del perfume.

Rápidamente notamos esa sensación acuática que transmitirá el perfume durante todo su secado. El uso del calone es evidente. Este ingrediente se hizo muy popular en la época, apareciendo en muchos perfumes acuáticos y frescos (Ck One o Chrome son claros ejemplos). Es un aromaquímico que se usa cuando se pretenden crear acordes acuáticos o marinos, además es muy tenaz y en exceso puede cargar bastante.

El camino del perfume ya está marcado: tenemos un intenso aroma cítrico de yuzu en un escenario acuático a base de calone. Para nuestro goce, el perfume no se queda ahí. En su fase media aparecen especias (nuez moscada, cilantro, canela) que adornan los acordes cítricos y aportan calidez. Cuando los cítricos pierden algo de fuerza, toman cierta relevancia acordes florales transparentes y acuosos (loto, nenúfar) parecidos a los de la versión femenina pero mucho menos relevantes aquí.

En el secado el perfume pierde su carácter acuático al amaderarse bastante. El vetiver y el cedro asumen el liderazgo, acompañándonos hasta el final de un secado en el que aún se perciben restos del yuzu inicial, siendo este uno de los logros de este perfume: llevar los cítricos de salida casí hasta el final del secado.

Durante todo este desarrollo el perfume tiene un aire jabonoso y por momentos metálico. No sabría explicar esto. Quizás se deba al uso intensivo de almizcles blancos combinados con el calone. Las combinaciones de calone y ciertos almizcles sintéticos son famosas por ser muy tenaces y duraderas. Es muy probable que se haya abusado de estas notas para alargar los cítricos durante horas. El resultado, sin oler sintético, si da cierta sensación artificial por ese fondo jabonoso que supongo te molestará en función de cómo de sensible seas a los almizcles sintéticos.

Un fresco diferente

L_EAU_toilette_fraiche_fragancia_issey_miyake_2

L’Eau d’Issey, con sus aciertos y sus defectos, ha sido y es un perfume de éxito. No lo recomendaría a personas sensibles a notas como el calone o los almizcles blancos. Yo soy una de esas personas y hay momentos que no disfruto plenamente del perfume, sin embargo sus virtudes son muchas y reconocibles.

Su principal virtud es que ofrece un perfume fresco y limpio, que suele gustar a todo el mundo, pero suficientemente duradero y cálido como para ser útil durante todo el año y en toda ocasión. No está limitado al verano, ya que logra resultar fresco durante el calor y cálido cuando hace frío. Queda bien en cualquier momento y situación, pues tiene una clase y elegancia un escalón o dos por encima de la competencia (Acqua di Gio, Chrome, Versace Man Eau Fraiche… por poner algún ejemplo).

Parte de su éxito original se basó en su potencia y longevidad. De los pocos perfumes cítricos que ofrecían horas de rendimiento. Actualmente ya no es la bestia que fue, pero sigue siendo bastante sólido en este aspecto.

Mi valoración: 7 / 10.

Un clásico de los que suele quedar bien siempre. Un perfume cítrico amaderado, con un toque de especias y ligerísimos matices florales, todo ello en un escenario acuático y ligeramente jabonoso. Rendimiento decente y precio competitivo. Recomendable.


Ficha técnica:

Perfume: L’Eau d’Issey pour Homme

Perfumista: Jacques Cavallier

Lanzamiento: 1994

Notas:

Notas de salida: cilantro, ciprés, mandarina, limón, yuzu, hierbaluisa, salvia, calone

Notas de corazón: nuez moscada, pimienta, canela, geranio, azafrán, nenúfar, loto azul

Notas de base: vetiver, almizcle, cedro, sándalo, ámbar, tabaco

Disponibilidad: 40ml, 75ml, 125ml Eau de Toilette.

Issey Miyake L'Eau D'Issey Pour Homme eau de toilette para hombre 125 ml

2 comentarios

  1. Llegué a terminar un par de frascos enteros hacia 1996.
    Me gustaba mucho, especialmente esa nota de Yuzu, tan diferente del limón clásico. Es cierto que me terminó cansando un poco su secado por ese aspecto tan jabonoso.
    Hace muchos años que no la huelo, prefiero mantener ese buen recuerdo.

    • Albin on 25 agosto, 2016 at 1:36 pm
    • Responder

    El segundo perfume que me compré, y después de unos años me he dado cuenta de que es de lo que más he usado y sigo usando. Versátil, agradable y duradero.

Deja un comentario

Your email address will not be published.