Jeroboam: historia, perfumes y opinión.

Hace un par de meses conocí la marca Jeroboam gracias a la generosidad de mi amigo Albert Ridao, que tuvo a bien regalarme un frasco de este marca (Oriento) junto a muestras del resto de su línea. Esta marca de reciente creación nace fruto de la colaboración de François Henin, fundador de Jovoy Paris, y la perfumista Vanina Muracciole. Ambos habían trabajado anteriormente en un exitoso perfume para la linea Jovoy, L’Art de la Guerre (uno de mis favoritos) y decidieron embarcarse en este nuevo proyecto.

La idea origen de Jeroboam parte de una pregunta que el señor Henin se planteaba: ¿soy anósmico a los almizcles?. Henin, que trabaja creando y vendiendo perfumes que, en muchas ocasiones, tienen una base almizclada, se daba cuenta que su olfato no registraba estas notas. ¿Se había acostumbrado demasiado a ellas?¿Era anósmico?. Ante estas dudas plantea a Vanina Muracciole que le diseñe una base de almizcles para averiguar como reaccionaba su olfato. Semanas más tarde Vanina apareció con un frasco etiquetado como “Original” que causó gran impacto en Henin al resultarle realmente adictivo. Ahí comienza la historia de esta marca.

Vanina Muracciole, perfumista de Jeroboam

Vanina Muracciole, perfumista de Jeroboam

François Henin decidió crear una linea de perfumes construida en torno a esa mezcla de almizcles que ambos denominaron “almizcles enigmáticos” y crear una serie de fragancias con un enfoque universal, capaces de llegar a todo el mundo. Como ellos dicen “Extractos de perfume para los nómadas urbanos de hoy“. Siguiendo cierta tendencia actual, deciden ofrecer sus perfumes ofrecer sus perfumes en concentración de extracto, una de las formas más potentes y puras de presentar un perfume, en frascos de 30ml (Grandes perfumes no necesitan grandes botellas, o eso dicen…)

Y así se puso en marcha la máquina de hacer perfumes, el diseño de los frascos, la campaña de marketing, entrevistas, charlas sobre usar el lenguaje universal del esperanto para poner nombre a los perfumes, anécdotas sobre el tamaño de los frascos en contraste con el significado del nombre de la marca (la palabra Jeroboam hace referencia a grandes botellas de 3 litros)… pero lo importante, lo que nos interesa es el lanzamiento definitivo de los 5 perfumes de la línea que fueron presentados en la Pitti Fragranze 2015 y que me dispongo a comentar brevemente.

La colección Jeroboam

La colección Jeroboam

Jeroboam Origino

La base de la línea, la mezcla que dio origen al proyecto. Con notas de bergamota, pimienta rosa, enebro, nuez moscada, sándalo y “almizcles enigmáticos”. Un aroma cítrico y fresco al inicio, que acaba siendo dominado por la bergamota, principalmente por ese aroma parecido al té tan característico. Más tarde aparecen matices florales que no son fáciles de identificar, mezclados con un aroma amaderado y ligeramente picante bastante reconocible (Terre d’Hermes u otro similar tan fáciles de encontrar ahora en el mercado). La mezcla en todo momento huele fresca y limpia, lo que no es de extrañar, porque desde el principio se hace muy notoria una fuerte carga de almizcles blancos. Probablemente uno de los más agradables de la línea.

Jeroboam Miksado

El más amaderado de la familia. Con notas de bergamota, ládano, azafran, cedro, geranio, madera de gaiac, pachuli, vainilla y “almizcles enigmáticos”. Miksado abre con un acorde amaderado seco, medicinal y algo ahumado. Estoy siendo generoso aquí, pues huele bastante tosco y sintético. Los almizcles blancos sintéticos invaden rápido el aroma y en pocos mínutos aparece el reconocible acorde amaderado – especiado del Iso Super E, esta vez mezclado con un punto dulzón extraño que parece el ládano y notas ahumadas. Al final, en poco más de una hora, nos quedamos sólo con almizcles blancos y una sensación amaderada. Un perfume del que es difícil sacar algo bueno.

Jeroboam Insulo

La vainilla del grupo, recibe su nombre por la isla de Madagascar, de la que el mundo de la perfumería extrae una de las vainillas más populares. Con notas de vainilla, jazmín, geranio y “almizcles enigmáticos”, Insulo es una vainilla azucarada y un poco quemada que rápidamente me ha traido a la mente perfumes árabes como Raghba de Lattafa o 24 Gold u otros como Steel Sugar de Aquolina o (a otro nivel) Acqua et Zucchero de Profumum. Una vainilla potente que con el tiempo gana algo de transparencia, pero cuando crees que llega lo mejor, los almizcles blancos atacan la fragancia y la llevan a un territorio genérico, poco inspirado y algo tosco. Pasadas un par de horas casí no se puede oler vainilla, solo queda almizcle blanco con una especie de azucar quemada. Hay bastante competencia en el género de las vainillas y las hay mejores a mejor precio.

Jeroboam Hauto

En una línea con un “enfoque universal” no podía faltar un perfume flora. La firma nos propone Hauto, con notas de bergamota, piña, nardo, rosa, especias y “almizcles enigmáticos”. El perfume no empieza mal, con un acorde floral que se mueve entre el nardo y algo que no logro identificar, el acorde es fresco, ligeramente mentolado y nada indólico (algo que a veces nos podemos encontrar al tratar con el nardo). Los almizcles blancos son notorios desde el inicio ganando fuerza a medida que avanza el secado. Pasado unos minutos un acorde muy suave y acuoso de rosa hace acto de presencia, pero los almizcles blancos son ya tan potentes que lo tapan todo. El resultado es un un perfume floral fresco, muy abstracto, en el que las notas florales se presumen más que hacerse nota realmente, se pierden entre almizcles blancos y son más una sensación que realmente un bouquet floral.

Jeroboam Oriento

Y, como iba a faltar, el oud de la familia. Oriento se presenta con notas de limón, azafrán, estoraque, azafrán, rosa, ylang, manzana, sándalo, pachuli y almizcles enigmáticos. El perfume tiene una salida prometedora con un pachuli afrutado y algo dulce, azafrán y una rosa, oscura y con bastante cuerpo, de cierta calidad. El oud que se hace presente es sintético pero se lleva bien. En este momento el perfume podría parecer el típico rosa-oud de Montale (aunque de los mediocres, lejos de los buenos como Black Aoud o Aoud Lime) o algo similar. El problema es que, con el paso de los minutos, los almizcles empezan a abrirse paso generando un efecto extraño. El acorde inicial toma un aire dulzón que empieza a ahogar la rosa (lo más salvable de la mezcla), mientras las maderas se hacen más ahumadas y fuertes, y también más toscas y sintéticas. El perfume en general no huele mal, es correcto, pero es algo que se ha hecho muchas veces y con mejor resultado.

En resumen…

No me gusta hacer artículos tan negativos sobre una firma pero, sencillamente, no he podido evitarlo. Últimamente salen al mercado muchas marcas con mucha imagen, mucha palabrería, mucho trabajo de marketing, pero luego uno coge las fragancias y se lleva un palo terrible. Este es uno de esos casos. Nos encontramos con perfumes caros, vale, si, extractos de perfume, pero hablamos de 90€ por 30ml (3 €/ml) y los perfumes, sinceramente no dan la talla.

El principal problema es, que para ser perfumes de alta gama, me encuentro con perfumes muy genéricos, que tratan temas que se han tratado antes muchas veces, con mejor resultado y a mejor precio. Otro gran problema es la carga de ingredientes sintéticos que presentan; los ingredientes sintéticos no están mal per se, el problema es cuando se hace evidente su presencia y afectan al resultado general como pasa aquí. Los aromas, por momentos, se hacen toscos a la nariz, “rascan” como diría alguno, chirrian y queman un poquito las fosas nasales. Finalmente, otro problema importante, es la idea de construir todos los perfumes sobre una base de “almizcles enigmáticos”. Aquí no hay nada enigmático ni especial, no son más que almizcles blancos con un toque dulzón (o así la noto yo) de los que se pueden encontrar en cualquier perfume, sobretodo de gama baja (estos no son los almizcles blancos de Carnal Flower, por poner un ejemplo). Entiendo que hay mucha gente enamorada del almizcle blanco, y muchas veces queda muy bien, pero en estos perfumes, al menos en muchos de ellos, no cuadra, o simplemente a mi me parece que no cuadra. El almizcla parece invadir una composición en la que no tiene cabida, y además lo hace con mucha potencia, haciéndose más y más notorio con el paso de los minutos y saturándote las fosas nasales logrando que en una hora o dos sólo seas capaz de oler almizcle.

De la línea salvaría Origino y Oriento pero, como he dicho antes, hay mejores y más económicas alternativas. Ninguno en la linea huele especialmente mal, pero son olores que, tanto por calidad como por creatividad, están muy por debajo del precio que demandan. En todo caso, como siempre, os invito a que los probéis y opinéis.

Los podeis encontrar en Jovoy o en NEOS1911

Perfumes de Jeroboam (fragrantica.com)

Showcase de Jeroboam (fragrantica.com)

Deja un comentario

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.