Hoy quiero presentaros la colección de perfumes de Bohoboco, una joven firma de moda polaca fundada recientemente por dos jóvenes diseñadores, Michał Gilbert y Kamil Owczarek. Contemporáneos, creativos y con bastante experiencia a sus espaldas, a pesar de la juventud, no han tardado en aventurarse en el mundo de la perfumería.

Cuando me llegó el set de muestras de Bohoboco, cortesía una vez más del gran Albert Ridao Sáez, me esperaba lo peor. Venía de algunas experiencias negativas (que ya comentaré) y al ver esta marca tan absolutamente desconocida para mi, estas muestras tan bien empaquetadas, organizadas, todo en color blanco… no sé, me temía lo peor, tenía una sensación de esto lo he vivido antes y no me va a gustar. Que no se me entienda mal, el packaging es cuidadísimo, pero cuando veo estos diseños tan modernos, limpios, minimalistas, todo en color blanco radiante… no sé, me da mal rollo.

Como siempre, hay que dar su oportunidad a todo el mundo, así que empecé a probar los ocho perfumes que componen la colección. Los nombres de los perfumes de Bohoboco, siguiendo un patrón que está muy de moda actualmente, vienen a emparejar los principales ingredientes del perfume: Coffee – White Flowers, Sandalwood – Neroli, Sea Salt – Caramel…, proporcionándonos una idea de lo que nos vamos a encontrar. Por suerte, hay algún giro sorprendente. Antes de comentar, uno a uno, de qué va cada perfume, me gustaría decir que estos Bohoboco me han parecido perfumes bastante decentes, finos, de cierta calidad y que, a pesar de cierta sencillez, tienen cierta originalidad y alguna que otra evolución curiosa. Puedo decir que los he disfrutado. Quizás no llegue ninguno a ser una obra maestra, pero sin duda me han dado buenos ratos.

Geranium – Balsamic Note ha sido una de las más gratas sorpresas, combina el carácter aromático/mentolado del geranio con un toque herbal de laurel y cierto dulzor verde y amaderado de la higuera, todo ello sobre una base balsámica, ligeramente inciensada, con un aire fresco y almizclado que por momentos me ha recordado al secado de Epic Man de Amouage (ojo, esto no es un sustituto de Epic Man, solo digo que me lo recuerda a ratos, en el secado. Que hay gente que luego se sube a la parra). Buen rendimiento y una estela refinada. Elegante.

Coffee – White Flowers es, sin duda, algo más que café y flores blancas. De inicio nos encontramos con granos de café, cacao y un chute de ron de lo más conseguido. Vainilla y canela hacen su aparición suavizando este acorde inicial y haciendo de puente con la base de flores blancas. Es curioso que un perfume con notas gourmand presente una base de delicadas flores blancas. Las flores son limpias, nítidas, y se acaban abriendo paso entre el café, el cacao y la vainilla, que no dejaremos de percibir suavemente aquí y allá, hasta el final del secado. Un perfume relativamente dulce, con un buen rendimiento y una estela refinada a pesar de las notas. Probado en la mano, por momentos parece que las notas son algo discordantes, pero vestido te envuelve en un aura muy agradable. Un floral/gourmand muy curioso.

De Sea Salt – Caramel podría decir que no es lo que esperaba pero estoy satisfecho. Yo esperaba el típico gourmand de caramelo salado. No. Me sorprendió con un acorde marino, salado y mentolado con algas, sal y laurel. Notas de caramelo y azúcar moreno se van abriendo paso endulzando este escenario marino, con un resultado de lo más curioso. Como era de esperar, en el secado las notas marinas van perdiendo fuerza pero, antes de quedarnos con un caramelo sin más, un llamativo jazmín transforma el perfume en un floral con toques gourmand, cambiando totalmente el aire del perfume. Una obra un tanto peculiar pero bien ejecutado que me deja un regusto agradable.

Red Wine – Brown Sugar puede ser el bicho raro del grupo. Una mezcla de vino, licores, frutos rojos y notas dulces sobre una base de cuero ahumado, maderas oscuras y un pachuli alcanforado. Tiene elementos que me recuerda al gran Bois d’Ombrie de Eau d’Italie. Un perfume algo extraño, pero que resulta atractivo con su mezcla de cueros, licores, notas vegetales y amaderadas. A pesar de la presencia de notas dulces el resultado general es amargo. Un misterioso y elegante perfume.

Sandalwood – Neroli es quizás el más tradicional de la colección pero no por eso es menos competente. Se trata de una deliciosa colonia construida en torno a un meloso nerolí, endulzado con bergamota y jazmín, sobre una base de sándalo, dulce y cremoso, y madera de cedro, todo ello con un ligero toque ahumado (que se hace más notorio en el secado). El perfume transmite una sensación luminosa, un aura dorada y fresca. Un perfume muy alegre y llevable, ideal para cualquier momento.

Vanilla – Black Pepper es un perfume que contrasta el dulzor y la ternura de la vainilla con el calor picante, intenso y penetrante de la pimienta. La vainilla es ligera, bastante transparente y en el lado menos dulce del espectro si la comparamos con otras vainillas más gourmand. Notas florales aportan cierta profundidad a la mezcla pero tienen poco protagonismo. De los más sencillos en la colección, ideal para quien busque una vainilla ahumada con pimienta negra, aunque por su sencillez no creo que sea difícil encontrar sustitutos más económicos.. Quizás algo femenino, quien busque algo más masculino quizás deba buscar en otro sitio.

Eucalyptus – Patchouli es un pachuli semidulce y muy amaderado cuyas facetas mentoladas están potenciadas por la nota de eucalipto que combinada con unas especias frescas produce una salida llamativamente refrescante para tratarse de un perfume de pachuli. El secado se va tornando más balsámico y cálido con tonos de incienso, maderas y musgo. Quizás uno de los Bohoboco que peor rendimiento ofrece.

Olibanum – Gardenia incienso muy relajado que sorprende con una dulce salida con notas de coco, lima y nerolí. La gardenia es difícil de percibir, limitándose a aportar un trasfondo floral dulce bastante curioso al incienso protagonista que acaba reposando en una suave base de ládano y sándalo. Un incienso bastante agradable que creo que puede convencer a los que no disfruten de esta nota en particular.

 

Puedo decir que he quedado relativamente satisfecho con estas muestras. Los perfumes de Bohoboco aportan sus cositas, no están muy vistos y dan sensación de calidad. Es agradable ver una marca designer intentando hacer algo distinto, sin seguir las tendencias actuales o copiar lo que otros ya están haciendo. No son perfumes baratos, hay que tenerlo en cuenta (99€, 50ml) aunque el set de muestras no tiene un precio descabellado (29€, 8×1,5ml) y creo que puede merecer la pena probarlos. Los podéis adquirir en la página web de Bohoboco.

 

 

Bohoboco: la colección de perfumes de una joven firma polaca
Etiquetado en:                    

Un pensamiento en “Bohoboco: la colección de perfumes de una joven firma polaca

  • 20 Septiembre, 2017 a las 6:10 pm
    Enlace permanente

    Hola interesante descubrimiento, y las descripciones con todo lujo de detalles un saludo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados

Ir a la barra de herramientas