27 87 Perfumes Barcelona, perfumes para millenials (o no)

Descubrir y presentar marcas de nueva creación es una de nuestras pasiones. Gracias a mi amigo Albert Ridao Sáez he podido conocer firmas que, probablemente, no hubiera conocido. Es un ávido investigador que disfruta descubriendo y probando firmas desconocidas o tan nuevas que ni aparecen en las bases de datos. Una persona casi capaz de seguir el ritmo a un mercado en el que no dejan de aparecer nuevos productos. Algo notable, como poco.

Uno de sus últimos descubrimientos, que ha tenido el detalle de enviarme, ha sido la firma 27 87 Perfumes, una firma afincada en Barcelona (es notable la cantidad de marcas que están surgiendo en Barcelona últimamente). 27 87 Perfumes es el fruto del carácter emprendedor de su fundadora, Romy Kowaleski, una alemana afincada en Barcelona, nacida el 27 de junio de 1987 (de ahí el nombre de la marca). Romy se declara una verdadera millenial, miembro de una generación que ha llegado a la mayoría de edad en el siglo XXI, una generación formada, cargada de escepticismo e interconectada a través de la tecnología. Una generación de mentes libres y muchas oportunidades, que ya no sólo hace lo que se le dice, sino que intenta salir adelante haciendo frente a los retos y dificultades de la sociedad de hoy.

Romy Kowaleski, fundadora de 27 87 Perfumes

Romy ha querido que 27 87 Perfumes ofrezca un producto moderno e innovador que se adapte al carácter y al dinámico lifestyle de la generación actual. Su packaging minimalista recoge estas ideas con frascos de formas sencillas y color blanco casi sin adornos. Las cajas son básicas, decoradas con algún motivo o diseño básico. Sin complicaciones, directos al grano. Para los perfumes, que es lo que nos interesa, 27 87 Perfumes ha contado con famosas narices de reconocida trayectoria como Mark Buxton, Shyamala Maisondieu o Daniela Andrier, que han sido los encargados de plasmar en sus perfumes toda estaideas sobre la generación millenial.

No soy muy amigo de esto de poner nombres a generaciones. Creo que las personas son entidades suficientemente complejas como para no hacerlo. Igualmente, no creo que haya perfumes para millenials o lo que sea. Me gustan los perfumes y me dispongo a comentar los de esta firma, pero no esperéis ningún tipo de ensayo sobre cómo estos perfumes han plasmado el descontento, la incredulidad, los filtros de instagram, las vitales apps (los grandes inventos de nuestro tiempo) y la forma de ver el mundo de la generación millenial. No me gusta enfocar este tema así, y luego os comentaré el porqué.

 

 

 

Elixir de Bombe, Wandervogel, #hashtag Hamaca son los perfumes que he componen la colección hasta ahora. Lamentablemente no voy a poder comentaros Hamaca, su último lanzamiento, ya que aún no formaba parte del kit de muestras. Al lío…

Elixir de Bombe

Notas altas: mandarina, primiento rojo, jengibre. Notas medias: ylang-ylang, jara, frambuesa. Notas de base: caramelo, cuero, ámbar.

La aportación de Mark Buxton a esta colección es un potente gourmand afrutado protagonizado por un acorde de frambuesa y caramelo, especiado con un jugoso acorde picante de mandarina con chile rojo y jengibre, sobre una base de ámbar dulce. Cuero y ládano aportan matices secos y resinosos para mantener el dulzor bajo control. Un perfume de salida explosiva que, según la firma, evoca ese momento en el que decides ir a por lo que quieres dejando de lado cualquier duda.

Un gourmand moderno con un muy buen uso de las notas frutales. Normalmente me da un poco de miedo la frambuesa porque acaba oliendo sintética o chirriante, pero aquí queda bastante bien. Elixir de Bombe es un perfume unisex pero tiende hacía el lado femenino. Es bastante potente de inicio pero se calma rápido, no obstante su duración es bastante notable dejándose oler muchas horas. Probablemente el único que cumple la promesa de la marca de ofrecer perfumes únicos, duraderos y con un intenso desarrollo, ofreciendo distintos matices y facetas a lo largo de su secado.

Tiene algún acorde que me recuerda a Xeryus Rouge de Givenchy, un perfume que también recurre al uso del chile rojo en su composición, aunque Elixir de Bombe es más natural, dulce y femenino. Un perfume curioso, con cierta luz y gracia que recomiendo probar.

 

Wandervogel

Notas altas: shisho, menta, acorde marino. Notas medias: anís, hinojo, flores blancas. Notas de base: almizcle, acorde de arena.

Wandervogel (antes conocido como Wanderlust), sin entrar a valorar la poética descripción de la firma hablando sobre crear infinitas memorias a lo largo del viaje de nuestras vidas, es una interesante creación en torno a la menta. La menta no es una nota fácil en perfumería. Es difícil dotarla de consistencia y longevidad manteniendo la naturalidad. Con WandervogelShyamala Maisondieu hace un respetable trabajo creando un curioso y original perfume de menta.

Básicamente, y por raro que parezca, es como mascar un refinadísimo chicle de menta a la orilla del mar. Una refrescante bocanada de menta y sisho que se mezcla con una brisa marina ligeramente saladas y con aromático toque de anís e hinojo y sutilísimos matices florales, todo ello sobre una ligera y cálida base ambarina compuesta por el acorde de arena y almizcle.  El perfume trabaja muy bien los contrastes entre notas frescas y cálidas, además evita caer en los, ya comentados a veces, errores de los perfumes marinos (exceso de almizcles limpios, sensación artificial de algunas notas…). Es un perfume perfectamente unisex y cuya principales pegas son la falta de presencia (algo típico en los perfumes de menta) y que la menta pierde el protagonismo relativamente pronto (algo típico también). A su favor decir que, aunque sin mucha estela, dura bastante sobre la piel. En su contra, el precio.

Podríamos comparar Wandervogel con otros dos perfumes de menta como son Menthe Fraiche de Heeley, algo más barato y con una menta más marcada y duradera, o con Geranium pour Monsieur de Frederic Malle, ligeramente más caro pero un perfume que me encanta y me parece más redondo en general. Cuestión de gustos, recomiendo Wandervogel a los que quieran investigar perfumes aromáticos con olor a menta o perfumes marinos. Es interesante, como poco.

 

#Hashtag

Notas altas: aldehídos, hojas de violeta. Notas medias: iris, incienso. Notas de base: almizcle, cedro.

#Hashtag es una creación de Daniela Andrier, perfumista conocida, entre otras cosas, por sus trabajos para Prada. Algunas de sus obras más populares como Infusion d’Iris, Infusion d’Homme, L’Homme y La Femme PradaPrada Amber, etc. comparten un estilo que permite identificarlos con la marca y su perfumista con solo olerlos. Prada de la mano de Daniela Andrier se ha especializado, y ha obtenido éxito de crítica y público, con perfumes que evocan el aroma de jabones refinados, lujosos y elegantes a la vez que modernos. En #Hashtag, la perfumista no se ha alejado de este estilo que tantos éxitos le ha dado antes y ha creado un perfume que bien podría pertenecer a la línea de Prada.

#Hashtag es un refinado y sutil aroma jabonoso, limpio y elegante construido en torno a un acorde de aldehidos y un incienso muy lígero a los que se suma el fresco y húmedo verdor metálico de la hoja de violeta y un iris con su característico tono frío, seco y ligeramente empolvado, todo ello sobre una base amaderada de cedro. Un perfume que contrasta acordes húmedos y secos, metálicos y cálidos, para crear un aroma moderno, elegante e inofensivo. Un perfume que huele a jabón caro y puede gustar a esas personas a las que no les gusta llevar perfume. No puedo dejar de pensar que lo encuentro muy en la línea del reciente Prada L’Homme.

Un perfume unisex, ligeramente masculino con un sillage muy comedido. Honestamente, recomendaría probar antes los perfumes de Prada que se mueven en territorios similares.

 

Comentaba antes que, al analizar un perfume, no me gusta relacionarlo con la época, la generación tal o cual, modas, tendencias, etc. No quería hacer un relato fantástico sobre como estos 27 87 plasman las inquietudes de esta generación, son un retrato de la sociedad o historias de ese estilo. Me parece una estrategia de marketing como otra cualquiera. Esta claro que los perfumes están influenciados por momentos, modas, tendencias… al fin y al cabo son productos comerciales. Pero a la vez son productos atemporales. Hoy siguen funcionando clásicos de toda la vida. No creo que nadie use Kouros porque fuera el perfume de tal o cual generación, movimiento o moda. A estas alturas lo usará porque le gusta.

Respecto a 27 87, os podéis tranquilizar, no me parecen perfumes para millenials ni para nadie en concreto. Si leéis cosas como que recogen los valores y los anhelos de una generación que ha llegado a mayor de edad en el siglo 21, no le deis muchas vueltas, es marketing. Son perfumes para todos los públicos. Son fáciles de llevar, nada controvertidos, y ,en ese sentido, si son muy actuales. Perfumes que no van a marcar una época ni cambiar el escenario de la perfumería, pero que son correctos y agradables. Un punto algo negativo que he de resaltar es su precio: 145€. ¿Pueden los millenials gastar tanto en perfume? No lo sé, se me hacen algo caros, quizás porque no han logrado enamorarme. Lo mismo es que no soy un millenial y me estoy perdiendo algo.

 

Los perfumes de 27 87 Perfumes se pueden adquirir en su página web y otros retailers nacionales en formato Eau de Parfum (87ml) a 145€. También hay disponibles set de muestras a partir de 20€.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.