Majda Bekkali – Mon Nom Est Rouge

Mon Nom Est Rouge ha sido un perfume que he querido probar desde que descubrí que su creadora era Cecile Zarokian, por aquel entonces toda una promesa, actualmente una de las perfumistas más demandadas. Aunque sus últimos trabajos no me han encandilado tanto, todas sus obras garantizan calidad y carácter, siempre aportan algo.

Los perfumes de la Maison Majda Bekkali, fundada por la propia Majda Bekkali en 2009, no son fáciles de encontrar por aquí, así que cuando tuve la ocasión de hacerme con un decant de Mon Nom Est Rouge no lo dudé. Con Mon Nom Est Rouge la firma quería crear un perfume que fuera potente, envolvente, vívido, encantador y algo escandaloso. Tranquilizador y narcótico, majestuoso e hipnótico. Muchos adjetivos para un perfume, pero os puedo adelantar que se hace merecedor de más de uno.

Mon Nom Est Rouge tiene una salida, como poco, sorprendente. Una potente mezcla de jengibre con especias (pimienta rosa, cardamomo, canela, comino) que resulta efervescente y revoltosa. Lo que algunos amigos han llamado acorde Coca Cola a mi me parece más una llamativa cerveza de jengibre muy picante a la nariz. Soy un amante del Ginger Ale y el Ginger Beer por lo que este acorde de salida me conquistó desde el primer momento.

Bajo esta capa de efervescencia especiada se percibe una rosa suave, fresca, ligeramente licorosa, que sirve de enlace entre la explosiva salida y la sólida base oriental del perfume. Una base de ámbar, vainilla e incienso, resinosa, con cierta textura terrosa y empolvada, que recuerda mucha a otra creación de Zarokian como es Epic Woman de Amouage. Por suerte, a pesar del cierto parecido, Mon Nom Est Rouge está muy lejos de ser un refrito de Epic Woman. El parecido es apreciable en la base, pero Cecile Zarokian logra en esta obra que los acordes de salida se mantengan vivos hasta bien entrado el secado, haciendo que estos parecidos sólo sean evidentes pasadas unas horas. De hecho, notas altas, medas y de base acaban formado un todo, sin que la evolución del perfume suponga la desaparición de ningún elemento. Si eres fan de Epic Woman pero quieres un perfume menos tradicional, más chocante y emocionante, quizás Mon Nom Est Rouge pueda ser una gran alternativa.

El rendimiento de Mon Nom Est Rouge es excepcional. Dura muchas horas y llama la atención, dejando una estela notable durante gran parte de su secado. Su fuerte carga de especias efervescentes le da un aire unisex, casi masculino para mi gusto. Un perfume que no creo que logre ese aire tranquilizador y majestuoso que comenta la firma, pero si es potente, vívido e hipnótico, como poco es un perfume que despierta curiosidad y te hace preguntarte qué es lo que estoy oliendo por aquí.

Debo reconocer que me gusta el perfume, la calidad que transmite y lo que pretende. Quizás no sea uno de mis perfumes favoritos para vestir, no sé, tiene un punto chocante que me distrae. Tengo que encontrar el momento ideal para vestirlo, pero debo reconocer que tiene mucho potencial. También debo reconocer que, como me pasa con Epic Woman, el secado ambarado/resinoso me aburre un poco, pero tarda tanto en llegar que no es algo que me preocupe. Probablemente no me compraría un frasco, pero voy a disfrutar mi decant.

Mi valoración: 8 / 10

Deja un comentario

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.