Lorenzo Villoresi – Piper Nigrum

Lorenzo Villoresi es uno de los máximos exponentes de la perfumería de autor italiana. Desde comienzos de los 90 ha ofrecido obras que pueden gustar más o menos pero que, sin duda, tienen un carácter y un estilo muy marcado y personal. Sus obras dan esa sensación de acercarte a algo inspirado, algo que sale del interior del perfumista, dando más importancia  la creatividad e inspiración personales que al posible éxito comercial

Villoresi es un maestro perfumista a la antigua, con un atelier en su casa de Florencia en el que desarrolla esas creaciones suyas tan inspiradas en su Italia natal y sus viajes a Oriente. Si se encuentra allí, es posible que te deje visitar su taller ejerciendo él mismo de guía. No, él no vende, es un perfumista, si te gustara algo de lo que vieras allí, gentilmente te indicaría dónde puedes comprarlo.

Terraza del Atelier de Lorenzo Villoresis en Florencia… la verdad es que no tiene mala pinta.

No soy un fanboy de sus perfumes. Algunos me gustan, es un hecho, algunos en absoluto, pero he de reconocer que me gusta su forma de enfocar la perfumería como un respetable oficio con muchos siglos de historia, como un arte que requiere tiempo y calma, lejos de esa visión tan pragmática y comercial que domina actualmente a la mayoría de firmas.

Hoy quiero hablaros de Piper Nigrum, un perfume al que hacía tiempo que le tenía ganas. La cuestión es que ya lo conocía, lo probé hace muchos años. Entonces me pareció un mejunje inaguantable. El recuerdo, sin embargo, quedó ahí, y la evolución de mis gustos, el disfrutar más de olores distintos, me ha llevado a querer volver a este perfume. En cuanto pude encargué una muestra.

Piper Nigrum llegó, me lo apliqué y se produjo esa magia, esa chispa que ya sólo siento cuando huelo cosas distintas, que me llaman la atención, que exudan calidad.

En cuanto lo aplicas, un popurrí de especias y hierbas culinarias te pega una bofetada, de las que pica un rato. La pimienta negra es muy notoria en el acorde, seguida de la menta, el laurel y el clavo. En menor medida puedes notar por aquí y por allá notas de anís, nuez moscada, canela, cierto aire a curry, etc. Todo está muy bien mezclado, muy equilibrado, así que, salvo los acordes principales es difícil señalar una u otra nota pues el acorde es realmente compacto. Villoresi dice haberse inspirado en los mercados árabes en las costas del Mediterráneo y su mezcla de aromas picantes, aromáticos y frescos. Podemos decir que logra transmitir esa sensación.

A medida que evoluciona el secado se hacen más presentes notas verdes y herbales más frescas. Me transmite la sensación de estar ante una colonia italiana. Quizás es algo debido a su estructura, la textura o la aparición de ciertas notas populares en este tipo de colonias. A pesar del intenso uso de especias y hierbas, es algo que no se me quita de la cabeza. En todo caso, es un perfume creado por un maestro de la colonia italiana que, en un golpe de inspiración, parece que decidió usar todos los ingredientes que encontró en su cocina. No debería extrañarme.

La base de Piper Nigrum se calma bastante y tiende más hacia acordes tradicionalmente orientales. Esta fase seguro que agradará más a quien no disfrute de acordes excesivamente especiados o aromáticos. A mí me parece algo más aburrida que el resto del perfume. Sin perder totalmente su caracter especiado, el secado de Piper Nigrum se torna balsámico, resinoso y algo empolvado. Notas ambaradas, incienso, mirra, benjuí y maderas componen una base duradera aunque con una presencia muy moderada, lejos de la llamativa explosividad del perfume en sus fases iniciales. La transición de notas picantes aromáticas a notas más frescas y, más tarde, a notas cálidas orientales, es bastante original y ejecutada con muy buena mano.

Sin duda un perfume distinto, especial, complejo y, quizás, algo arriesgado. A pesar del popurrí de especias, esa sensación de colonia a la italiana que transmite lo convierte en un perfume llevadero incluso cuando las temperaturas suben. Estas explosiones de hierbas y especias no gustan a todo el mundo, está claro, pero, para mí, eso es o debe ser el niche, perfumes diferenciados tanto en calidad como en originalidad y creatividad. Piper Nigrum es una fragancia que transmite y que en la persona correcta puede quedar espectacular, pues transmite caracter e intensidad, pero tiene un lado relajado y fresco muy mediterráneo.

Lamentablemente me gustaría que tuviera más presencia durante más tiempo. La salida es muy explosiva pero se va calmando y deja de ser llamativa. Yo, que adoro esa intensidad aromática inicial, me quedo con ganas de más. No obstante me parece un perfume muy notable que algún día me gustaría tener en mi colección. Recomendable.

Mi valoración: 8 / 10

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.