Gustave Eiffel – Bois de Panama

Gustave Eiffel Paris es una casa de perfumes fundada por Phillipe Couperie Eiffel, nieto de Gustave Eiffel (si, el de la torre…) cuyos perfumes pretenden ser un hommage a la creatividad de su abuelo y a los paisajes de su París natal para lo que ha contado con perfumistas como Sidonie Lancesseur, Herve Bruno o Dorothee Piot. Es otra de estas firmas poco conocidas que he podido conocer gracias al gran Albert Ridao, gran aficionado a los perfumes empeñado en dar a conocer firmas recientes o poco populares.

Aunque pretendo escribir reseñas de todos los perfumes de Eiffel, voy a empezar con Bois de Panama, creación de Sidonie Lancesseur para la firma. Aunque la firma no da mucha información al respecto, supongo que el perfume estará inspirado, al igual que el resto de la colección, en aspectos de la vida de Gustave EiffelEiffel  pasó algunos años de su vida en Panamá, participando en la construcción del Canal de Panamá. Empresa que no acabó nada bien para él, implicado en el llamado Escándalo de Panamá.

Por suerte el perfume no es tan desastroso como aquella experiencia resultó para Gustave Eiffel.

Bois de Panama abre con un acorde clásico de violetas y melocotón, sedoso y ligeramente empolvado, que poco a poco se va amaderando. Tras unos minutos las especias hacen acto de presencia dando un giro inesperado a un perfume que se preveía más clásico. Canela, cardamomo y, sobretodo -al menos en mi piel-, una chispeante nuez moscada, aportan vidilla y un tono unisex a la fragancia. La canela es bastante suave, no muy picante. El cardamomo tiene poco marcado ese verdor aromático característico. Quien no disfrute de estas notas puede andar tranquilo. La nuez moscada si la noto bastante intensa, pero es una nota picante que, en general, me agrada. Más “moderna” y fresca que otras especias para mi gusto.

Esta combinación de especias complementa la textura sedosa de las notas de salida, aportando una capa de exotismo oriental que encaja perfectamente con la base oriental de vainilla, ámbar y sándalo del perfume. Para mi gusto, la base es demasiado liviana y no de suficiente cuerpo a un perfume. Bois de Panama es una fragancia que agradecería más presencia y longevidad, aspectos en los que se queda muy corta. A pesar de cierto momento llamativo cuando las notas iniciales chocan las especias, el perfume pierde bastante interés al desinflarse mucho a medida que pasan los minutos.

Lamentablemente tengo que restar puntos a un perfume que, sencillamente, se queda corto. Tiene alguna cosa interesante, tiene un olor bonito, pero hay que decir que le faltan cosas. A un precio de 240€ creo que hay que exigir algo más que un acorde bonito, un momento chispeante o un frasco de lujo. Su falta de presencia pasados unos minutos lo convierte en un perfume bastante irrelevante, algo que no creo perdonable en este rango de precios.

Una pena porque por momentos es un perfume prometedor con cierta calidad, pero se queda en el camino.

Mi valoración: 5,5 / 10

Deja un comentario

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.