Guerlain – Pamplelune

Pocas firmas pueden presumir de historia y prestigio como puede hacerlo Guerlain, tras casi dos siglos ofreciendo míticos perfumes que han marcado generaciones y se han mantenido relevantes logrando sobrevivir a todo tipo de modas. Es verdad que no estoy muy contento con las últimas decisiones empresariales y los últimos lanzamientos de esta legendaria casa, pero hay que reconocer que cuando se lo han propuesto, han hecho cosas geniales. Pamplelune es una de esas genialidades.

Pamplelune fue creada en 1999 por Jean Paul Guerlain Mathilde Laurent, y se lanzó dentro de la linea Aqua Allegoria. Las Aqua Allegoria componen una colección de eaux de toilette sencillas y frescas, fantasías creadas en torno a alguna nota frutal o floral protagonista de la composición. En el caso de Pamplelune el protagonista absoluto es el pomelo. Si no os gusta el pomelo podéis dejar de leer si queréis porque, en ese caso, este perfume os puede horrorizar desde que sale del atomizador.

Pamplelune tiene una salida explosiva, cargada de un pomelo agridulce, ácido, refrescante,  efervescente y con un punto oscuro. Un aroma a pomelos y limones recién exprimidos, con un toquecito de menta que, sin duda alguna, no es para todo el mundo. Es un olor realista con una calidad que normalmente no encuentro en perfumes cítricos, menos aún en este rango de precios.

A medida que avanza el secado se da una transición muy coherente hacia un corazón verde floral de nerolí y petit grain, con un toque de grosella negra. Las ácidas notas de salida mezclan de forma armoniosa con estos acordes florales y afrutados que relajan el perfume rebajando esa explosividad inicial y sirven de perfecta transición al acorde dulce de vainilla y pachuli que sirve de base para Pamplelune. La elección de las notas de base que puede parecer algo extravagante para este tipo de colonias cítricas, pero funciona a la perfección. Son notas capaces de aportar longevidad y cuerpo, y en este perfume están usadas con maestría. Envuelven las notas más ácidas y cítricas de este perfume con una nube amable, tierna y dulce, redondeando una composición llena texturas, contrastes y matices.

Probablemente uno de los mejores cítricos que conozco. Un composición algo arriesgada llena de llamativos contrastes entre acordes cítricos y dulces, notas frescas y otras más oscuras, notas efervescentes con notas cremosas. En general, un perfume bastante más complejo de lo que uno podía esperar de las Aqua Allegoria de Guerlain. Una composición refrescante, alegre, llamativa… de esas que uno puede usar para animarse y olvidarse un poco de los problemas, incluso para desintoxicarse un poco. Con el plus de que ofrece un rendimiento más que interesante para este tipo de perfumes a un precio razonable.

Por comparar con algún perfume, se me viene a la cabeza otro pomelo realista como puede ser Pomelo Paradis de Atelier Cologne. Pomelo Paradis quizás ofrece un pomelo más básico, quizás más realista en el sentido de que tiene menos adorno, pero me resulta un perfume frustrante porque pierde todo el interés pasados unos minutos, al desaparecer las notas de salida y quedarse prácticamente nada. Una frustración que Pamplelune no provoca, ofreciendo un razonable rendimiento y suficiente complejidad como para mantener el interés sin perder de vista al protagonista de la obra, el pomelo.

Totalmente recomendable.

Mi valoración: 8,5 / 10

 

 

 

2 comentarios

    • Hermes on 10 abril, 2018 at 3:55 pm
    • Responder

    Tengo que probarlo, precisamente he probado de esta colección algunas dejándome llevar por su nombre, pero no está y sospecho que me gustará. Gracias por el análisis.

    • maria nery neto on 10 abril, 2018 at 5:25 pm
    • Responder

    Me gusta tanto que me la compro una y otra vez 🙂
    Espero que no va a ser descontinuada.

Deja un comentario

Your email address will not be published.