En mi afán por ir dando buena cuenta de la ingente cantidad de muestras que habita mis cajones, he terminado de probar en profundidad dos obras de una marca que tengo algo olvidada en esta web. Probablemente porque no termina de convencerme. Se trata de By Kilian, firma creada por Kilian Hennesy, nieto del fundador del conglomerado LVMH y miembro de la afamada familia fabricante de coñac y brandy. Los perfumes son dos de sus más recientes creaciones: Moonlight in Heaven y Voulez-Vouz Coucher Avec Moi.

Kilian Hennessy

No quiero aburrir hablando sobre esta marca que muchos y muchas conoceréis. Hay mucha información sobre By Kilian en la red. Brevemente, se trata de una marca de alto lujo, algo que se evidencia en la atención al detalle de todo lo relacionado con la imagen de la marca y sus productos. Desde 2007 ha ido lanzando colecciones de perfumes creados por perfumistas como Calice Becker, Sidonie Lancesseur, Alberto Morillas o Fabrice Pellegrin, siempre con la inspiración y dirección artística del señor Hennesy. Sin duda, una de las más reconocidas firmas dentro del niche y el alto lujo con más de 50 creaciones en el mercado.

Sin más rodeos, a los perfumes que es a lo que nos interesa.

 

 

Moonlight in Heaven

Notas: pomelo, limón, pimienta rosa, coco, arroz, mango, tonka, vetiver.

Moonlight in Heaven, compuesto en 2016 por Calice Becker, es un cóctel tropical desenfadado ideal para unas vacaciones o para ir a salir de noche por la playa.

Tras una vibrante salida cítrica en la que destaca el pomelo con toque de pimienta, el perfume luce un corazón frutal protagonizada por un jugoso y dulce mango. El mango se ve envuelto en una suave y lechosa capa de coco y arroz, que terminan de dar un aire cálido y relajante al perfume. La base dulce y ligeramente powdery de haba tonka complementa bien este acorde central. El vetiver aporta matices amaderados y secos aquí y allá dando un punto unisex a un perfume que, lamentablemente acaba destrozado por un olor de fondo que se hace muy notable en el secado. Una nota o aromaquímico que da una terminación excesivamente jabonosa y artificial que me parece insufrible, más aún porque pasada algo más de una hora, esta nota gana mucho protagonismo en la fragancia.

Moonlight in Heaven es lo que llamaría un perfume frustrante, porque creo que es un perfume con potencial que acaba arruinado. Apostaría que el acorde discordante y molesto es un almizcle utilizado para dar cuerpo y longevidad al perfume. Por desgracia, esta nota acaba destrozando la textura afrutada/cremosa del perfume, para acabar con una sensación jabonosa barata que acaba degradando el perfume. Tras una primera media hora de calidad, el perfume acaba recordándome esos perfumes frescos afrutados/almizclados de los que tantos hay en los supermercados y en las estanterías de cualquier marca de diseñador.

Otro By Kilian prometedor que empieza bien pero me acaba defraudando.

 

Voulez-Vouz Coucher Avec Moi

Notas: neroli, azahar, gardenia, ylang-ylang, nardo, rosa, vainilla, sándalo, cedro.

Voulez-Vouz Coucher Avec Moi fue creada por Alberto Morillas para By Kilian en 2015 para la colección In the Garden of Good and Evil (En el Jardín del Bien y del Mal), obras inspiradas en noches oscuras y juegos de seducción. Supongo que el título os habrá hecho recordar la famosa canción Lady Marmalade.

El perfume abre en la piel con un llamativo nerolí, verde y luminoso, que da entrada a un radiante bouquet de flores blancas. Las flores son frescas y jugosas, casi afrutadas, destacando en mi piel el azahar y, sobre todo, un ylang-ylang que aporta ese toque picante, exótico y narcótico tan característico de esta flor tropical. Nardo y un sutil jazmín dan dulzor y cremosidad. Una dulce y casi transparente rosa da una terminación sedosa a un conjunto envuelto en una vainilla muy ligera y refinada, aunque no por ello menos llamativa, que recae sobre una base de cremoso sándalo y cedro.

A pesar de la fuerte dosis de flores blancas y la inspiración oscura y seductora de la obra, el acorde floral resulta puro y limpio. Exento de toda suciedad y liberado de todo matiz indólico que pudieran traer consigo las flores blancas. Es un bouquet de flores que transmite una falsa inocencia pues su objetivo final es ser un perfume llamativo y sensual. La vainilla es muy ligera y esta lejos de ser dulce o gourmand. Funciona como perfecto complemento del narcótico y cremoso aroma tropical con matices de frutales (banana) del ylang-ylang. El sándalo de la base aporta matices lechosos y cierto aire a coco que no extrañará a quienes conozcan obras como Philosykos o Santal Massoia, perfumes que ya jugaban con la relación entre los matices lechosos que higo, coco y sándalo pueden compartir.

Si dejara mi análisis aquí, parecería que estoy hablando un perfume muy recomendable. Ciertamente huele bien, pero no está exento de defectos. Uno de ellos es que a medida que avanza el secado comienza a hacerse notable un almizcle blanco que no me termina de cuadrar en la composición y que acaba dando la sensación de haber lavado el perfume con detergente. Cuando hace aparición, parece como si te hubieras aplicado el perfume sobre una piel que huele a gel de baño barato. No se para que lo usan, quizás para dar volumen o persistencia al perfume, y habrá gente que lo disfrute incluso, ya que lo nota más quien lo viste que quien percibe su estela. A mi me cuesta pasarlo por alto. Otro de los problemas es que, cuando lo huelo, no dejo de pensar en Dior Addict. Aunque no haya visto tal comparación (si he leído otras), Dior Addict es otra mezcla sensual de flores blancas, notas exóticas y vainilla. No se me quita de la cabeza cuando visto Voulez-Vouz Coucher Avec Moi.

En resumen, un perfume floral/tropical/vainilla de los que puede gustar a todo el mundo, con cierta tendencia hacia el lado femenino y rendimiento razonable.

 

Y es que…

Al final, casi siempre pasa lo mismo y por eso By Kilian es una marca que no me entusiasma. La mayoría de sus perfumes tienen alguna que otra buena idea y elementos de calidad, pero no terminan de parecerme redondo y, lo peor de todo, de darme lo que espero cuando pruebo perfumes de este rango de precios.

La presentación es lujosísima, de lo mejor que hay en el mercado, pero tanto Moonlight in Heaven como Voulez-Vouz Coucher Avec Moi, así como muchos otros de la marca, a nivel de aromas, que es lo que me interesa, me dejan un regusto perfume designer glorificado y con elementos que me provocan una sensación de perfume barato. Un escalón por encima de lo que podemos encontrar en cualquier tienda de perfumes pero muy lejos de justificar su alto precio.

Puede parecer duro lo que digo, pero cuando me piden entre 215€ y 295€ por un perfume, quiero algo más que una presentación espectacular. Y, por desgracia, lo que no me termina de conquistar By Kilian son los líquidos que contienen dichas presentaciones. De hecho, podéis conseguir recargas por menos de la mitad de lo que cuesta el perfume en su presentación habitual, lo que nos da una idea de lo que nos cargan sólo por tal presentación.

Aún así, como pasa habitualmente en esto de los perfumes, todas las marcas pueden tener algo para ti (reconozco que algún que otro By Kilian me gusta), así que lo mejor es probarlos si podéis. A mí no me han convencido.

RECORDAD QUE AÚN PODÉIS PARTICIPAR EN EL SORTEO DE SEPTIEMBRE DE ALBERT, PODÉIS VERLO AQUÍ.

By Kilian – Moonlight in Heaven & Voulez-Vous…
Etiquetado en:                    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados

Ir a la barra de herramientas