Le Jardin Retrouvé, un nueva marca traída del pasado

Desde hace unas semanas he estado observando una intensa actividad online por parte de Michel Gutsatz. Os preguntaréis quién es. Yo también me lo pregunté cuando me contactó en redes sociales mientras promocionaba su nueva iniciativa empresarial: Le Jardin Retrouvé.

Le Jardin Retrouvé es una marca de perfumes que fue creada en 1975 por Yuri Gutsatz. Yuri por aquel entonces era un afamado perfumista que trabajaba para las más famosas casas de perfumes. También fue uno de los fundadores de la célebre Osmotheque, el único archivo histórico de perfumes, donde se guarda y preservan perfumes desaparecidos o en riesgo de desaparición para tener referencias que ayuden a poder traerlos de vuelta en el futuro. Le Jardin Retrouvé es considerada la primera casa de lo que más tarde se denominó perfumería nicheYuri Gutsatz se convirtió en el padre de toda una nueva forma de concebir la perfumería y su Le Jardin Retrouvé consiguió una legión de fieles seguidores. Yuri murió en 2005, y su Jardin cayó en cierto declive, aunque sin desparecer totalmente gracias a sus leales clientes.

Yuri Gutsatz

Yuri Gutsatz

Michel Gutsatz, hijo de Yuri y heredero de todas sus fórmulas, antiguos frascos y cuadernos de notas, se ha propuesto relanzar la firma y devolverle el prestigio y el reconocimiento que una vez tuvo. Se está arriesgando, está claro (comentan que ha vendido su casa para emprender esta aventura), pero también es cierto que es un movimiento que están haciendo muchos emprendedores: recuperar marcas que antaño tuvieron éxito y prestigio, resucitando su imagen  y reeditando sus perfumes más legendarios, como han hecho, por ejemplo con Le Galion, Oriza L. Legrand o Jean Patou.

Hay que reconocer que en Le Jardín Retrouvé están haciendo un gran esfuerzo de promoción y marketing online de cara al lanzamiento definitivo con la apertura de su página web el próximo 14 de noviembre. Para reducir costes han apostado por un enfoque inicial únicamente online. Saben que, de momento, sus perfumes no van a estar en las tiendas para que todo el mundo los pruebe, y por ello están apostando fuerte por hacer llegar muestras generosas a todo al que se las hubiera solicitado durante el último mes. Yo me enteré el último día (lo siento) y he tenido la suerte de recibir algunas muestras.

Lo que verdaderamente importa, los perfumes.

Os he contado todo esto porque admiro el espíritu de un emprendedor que se arriesga y pone todo su esfuerzo en alcanzar su sueño. Por lo que he podido ver están exprimiendo a tope sus recursos y se notan las ganas y la implicación personal del señor Gutsatz. Pero todo esto no servirá para nada si los perfumes no merecen la pena.

le-jardin

Le Jardin Retrouvé va a presentarse a su reaparición oficial con el relanzamiento 7 fragancias, actualizadas y adaptadas a las condiciones actuales, pero, en palabras de la firma, muy fieles al espíritu de las creaciones originales de Yuri Gutsatz, pues uno de los objetivos de la casa es poner en valor el legado de su fundador. Estas 7 fragancias son: Citron Boboli (antes conocida como Citron Poivré), Cuir de Russie, Eau des Délices (antes L’Eau de Jardin), Rose Trocadero (antes Rose Thé), Sandalwood Sacré (antes Eau de Sandalwood), Tubéreuse Trianon (antes Eau de Tubéreuse) y Verveine d’Été (antes Verveine).

De momento he recibido tres de ellas y os comento mis impresiones…

Una rosa en París (via Pinterest)

Una rosa en París (via Pinterest)

Rose Trocadero es una delicada y sencilla composición en torno a la rosa. Nos encontramos una rosa muy francesa, fresca, de inicio algo cítrica y verde, que evoluciona a territorios más dulces, mostrando los matices más afrutados y atalcados de la flor. Esta rosa está envuelta por el verdor de la hoja de grosellero negro (casis), unos toques de lavanda, reposando sobre una base de cedro y almizcle. El resultado general es curioso. De inicio me recordo al clásico Tea Rose de The Perfumer’s Workshop (aunque mucha más calidad y suavida aquí, el Tea Rose por momentos me parecía un ambientador), pero una vez que se asienta me trae recuerdos de L’Ombre dans L’Eau de Diptyque. Como si ambos perfumes hubieran decidido tener descendencia y este fuera el resultado. Una rosa fresca entre hojas verdes recién mojadas., pero con más protagonismo de la rosa que en el caso de Diptyque.

Sandalwood Sacré es un perfume que inmediatamente te impacta con su aire old school. Es como la base de una colonia antigua con un sándalo atalcado, pachuli, musgo de roble y algo de almizcle. En teoría el perfume cuanta entre sus notas con cilantro, azahar y petit grain pero, sinceramente, cuesta distinguirlos en la composición. Un perfume que nos lleva directamente a una base como las que ya no se hacen con el toque tan característico que da el musgo de roble. Es un perfume cambiante, a veces me ha resultado más amargo, otras veces más dulce. A veces domina el musgo, otras el sándalo. Interesante, sobre todo para nostálgicos. Es bastante transparente, quizás demasiado, pero es un olor curioso, una versión moderna de un olor que marcó a la mayoría de perfumes de la época.

Nardos (via Pinterest)

Nardos (via Pinterest)

Tuberéuse Trianon es una intensa y embriagadora mezcla de nardos y jazmines. Se presentan en su versión más dulce, pero sin perder del todo su verdor natural. Un poco de ylang-ylang añade algo de pique a la composición. Un toque de frambuesa aporta jugosidad. Es un perfume que no inventa nada nuevo pero que es muy agradable y llamativo. El olor presenta unos matices acuosos que me recuerdan al clásico Do Son, aunque su dulzor y potencia inicial recuerda más a potentes florales de los 80. Ciertamente femenino y quizás excesivamente dulce para mi gusto, pero un perfume bonito.

La sensación general que transmiten los perfumes de Le Jardin Retrouvé es de sencillez. Son olores agradables sin excesivas complicaciones, no he encontrado en estos evoluciones dramáticas y composiciones recargadas. Tienen esa belleza que da la simplicidad bien entendida. La firma ha intentado respetar las formulas originales (de los 70 y 80) en todo lo posible, y eso se nota en una sensación old school que comparten todos sus perfumes, aunque están suficientemente actualizados como para no parecer pasados de moda.

Aún no conozco el rango de precios en los que se moverá la firma (y para mí es un dato importante), que se hará oficial cuando el próximo 14 de Noviembre abran su página web. Reconociendo que ninguno de los perfumes que he probado me entusiasma en exceso (sinceramente, no son de mi estilo). Funcionan como colonías o eaux de toilette, agradables y curiosos sin demasiadas complicaciones ni modernos acordes de laboratorio. Me quedo a la espera de ver qué nos puede ofrecer está bonita y nostálgica iniciativa del señor Gutsatz. No me gusta que los perfumes desaparezcan en el olvido, y por eso respeto su intento por recuperar y dar una oportunidad a las creaciones de su padre. Por eso no puedo hacer otra cosa que desearle la mejor de las suertes.

Imagen principal de The Scent Gent Blog

Deja un comentario

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.